Oaxaca de Juárez 

Mercado 20 de Noviembre

Es un lugar tranquilo lleno de color y alegría, donde podemos encontrar diversos platillos que representan la riqueza gastronómica de nuestro estado.

Historia del mercado  

El mercado 20 de noviembre se encuentra ubicado a tres cuadras del centro histórico entre las calles 20 de noviembre y Francisco Javier Mina, este mercado alberga en él una gran historia de sus orígenes al igual la historia de vida de cada uno de los locatarios que han pasado muchos años dedicados al comercio, también se encuentran muchas cocineras tradicionales que cuentan con más de 60 años en el mercado las cuales poseen una gran riqueza gastronómica con sus platillos tradicionales y recetas ancestrales que van de generación en generación.

Relatan los locatarios que cuando recién empezó el Mercado como no se contaba con un lugar específico donde vender deambulaban en la plaza de Cortés y Labastida, en una ocasión como los antiguos gobernadores no querían puestos en la Alameda de León entraron los bomberos con pipas para desalojar a los comerciantes tiempo después se destinó que en el templo de San Juan de Dios Se establecería la plaza que solo se ponían los días miércoles todo alrededor del templo y que era un día completo.

Anteriormente realizaban un cambio de productos con los demás mercaderes conocido como cariño a lo que también se le puede conocer como trueque, al igual las amas de casa acudían al mercado con sus canastas y ahí era depositados todos los productos sin utilizar bolsas. 

Poco a poco con el trascurso de los años se fueron estableciendo bien, a lo que conocemos como el mercado 20 de noviembre un lugar tranquilo lleno de color y alegría, donde podemos encontrar diversos platillos que representan la riqueza gastronómica de nuestro estado como son los siete moles, carnes asadas, las tradicionales Tlayudas, el quesillo, pan, mezcal y diversos platillos que representan a nuestras regiones, una maravillosa experiencia que juega con nuestros sentidos al entrar y percibir los envolventes olores del pan, los guisos, las molienda de chocolate y el delicioso olor a tatemado de los chiles con los que se realizan los moles.  

El tianguis de Huaxyacac.

Aunque el mercado cuenta con 62 años establecido en la estructura que conocemos hoy en día, este cuenta con una gran historia desde sus inicios en 1576 con la llegada del Virrey de Nueva España el cual concedió terrenos al ayuntamiento para construir la sede del Gobierno de la ciudad, la cual no se llevó acabo y una parte de los terrenos fue destinada para el mercado de alfareros el cual se conocía como "Jardín de Cántaros".

Con la llegada del General Antonio de León al Gobierno del Estado, acordó con el Lic. Benito Juárez García remodelar el lugar volviéndose lo que hoy es la Alameda de León lo cual provoco que los comerciantes se movieran a la plaza de armas (Zócalo de la ciudad) el cual se utilizaba como plaza los fines de semana y otros comerciantes ya se situaban en la Plaza de Cortés la cual años después fue comprada por el filántropo portugués Manuel Fernández Fiallo para destinarlo a las personas que venían del interior de las comunidades del estado a las cuales no se les permitían vender en cualquier lado para que así no fuesen molestados y pudieran comercializar sus productos tranquilamente.

La estructura que utilizaban los comerciantes para sus puestos eran tejados y sombrillas de petate, así fue como se estructuró el primer mercado que se fue extendiendo y en 1862 se inicia la construcción del mercado San Juan de Dios (20 de noviembre) en el ex­­-convento de San Juan de Dios que originalmente era el edificio del Teocali (Templo Azteca antes de la conquista) concluyéndose en 1882 con ayuda del obispo don Eulogio Guillón quien dio a las autoridades todas las facilidades para hacer todas las mejoras necesarias.

Fue inaugurado el mercado Benito Juárez en 1912 con el fallecimiento del Lic. Benito Juárez Maza el cual lleva su nombre con el fin de recordarlo permanentemente, el mercado Benito Juárez es un mundo de colores, sabores y texturas en el cual se pueden encontrar Artesanías, dulces regionales y deliciosas aguas frescas entre otros productos que se ofrecen.

Años después se realizan mejoras al mercado de San Juan de Dios con la contribución del Doctor José Morales Paz quien convenció al gobernador de apoyar el proyecto y se empezó de inmediato la construcción del mercado inaugurándolo el 20 de noviembre de 1956 para conmemorar el aniversario de la Revolución Mexicana, el cual se destinó para la venta de alimentos que hoy en día conocemos que muestra la diversidad gastronómica de nuestro estado.